Comunidad
Comunidad
Páginas de interés



GESTIÓN DE RESIDUOS QUÍMICOS


GESTIÓN DE RESIDUOS QUÍMICOS

Aunque la cantidad de residuos generada es relativamente pequeña y variable con el tiempo, es obligatorio y necesario realizar un procedimiento de gestión específico para evitar daños a la salud de las personas y al medio ambiente, ya que la identificación o almacenamiento inadecuado de estos residuos constituye, en sí mismo, un riesgo innecesario.
La clasificación de los residuos químicos generados en los laboratorios debe realizarse siguiendo un esquema común para todo las Sedes. Los residuos se agrupan en conjuntos de común acuerdo con el gestor externo encargado de su eliminación definitiva. La Universidad Nacional de Santiago del Estero, prevee la efectivizarse de este servicio para el mediano plazo.
Cada productor de residuos (departamento, grupo o laboratorio docente) deberá identificar y clasificar los residuos que genera de acuerdo a estas familias. No debe arrojarse por la fregadera ningún residuo tóxico o peligroso (sodio, hidruros, amiduros, halógenos de ácidos), que sean inflamables (disolventes), que huelan mal (derivados de azufre), que sean lacrimógenos (halógenos de bencilo, haloacetonas) o productos que sean difícilmente biodegradables (polihalogenados: cloroformo). Tampoco debe arrojarse por la fregadera ningún sólido.
En ningún caso, deben arrojarse a la papelera restos de productos químicos, trapos o papeles contaminados ni envases vacíos (de plástico o de vidrio) que hayan contenido algún reactivo.
Procedimientos para la gestión de residuos:
Envasado
Una vez definidos los residuos y los grupos en los que se encuadran, debe seleccionarse los envases adecuados. Estos envases son proporcionados por la Facultad, de manera que no se debe acumular residuos en envases diferentes de los destinados a tal efecto. Se dispone de recipientes específicos para sólidos y líquidos (solicitar a los Jefes de Laboratorio).
Los envases no se llenarán nunca por encima del 80% de su capacidad total para evitar salpicaduras, derrames y sobrepresión, cuidando además de que su exterior esté siempre limpio para evitar accidentes por contacto.
Etiquetado e identificación
Todo envase debe estar correctamente etiquetado (indicando el contenido) e identificado ( indicando el productor o generador)  para permitir una correcta gestión del residuo y una rápida toma de contacto con el productor, en caso de que fuese necesario. Para ello, la Facultad proporciona etiquetas estandarizadas para cada tipo de residuo. En el corto plazo se proveerá a todos los laboratorios de una etiqueta secundaria que llevará el segundo detalle arriba mencionado.
Almacenamiento en el Laboratorio
La permanencia de los envases con residuos químicos en el laboratorio debe ser lo más corta posible y en cualquier caso nunca superior a los dos meses. Estos tiempos se irán optimizando y se respetarán según normas a medida que se agilicen los procedimientos y protocolos.
El laboratorio debe disponer de un espacio adecuado para colocar los recipientes destinados a la recogida selectiva de residuos.
Los recipientes deben situarse preferentemente en el suelo para prevenir caídas, y en ningún caso se almacenarán residuos a más de 150 cm de altura.
Deben tenerse en cuenta las incompatibilidades en el almacenamiento. Cuando la cantidad generada de un producto no sea suficiente como para necesitar un envase específico en el propio laboratorio, los residuos se trasladarán al almacén o depósito sito en Sede El Zanjón.
Regularmente iremos comunicando novedades y requerimientos asi como disposiciónes nacionales que se actualizan periódicamente.
Atte.
Droguero Central FAyA – UNSE